Retina

Tratamientos > Retina

Retina

Desprendimiento de retina

¿Cómo se trata?

Conviene diferenciar dos estadios:

·       Roturas o agujeros. Se deben tratar inmediatamente con láser o aplicación de frío, consiguiendo una soldadura o bloqueo del desgarro.

·       Si no se consigue la oclusión del roto o desgarro, se desencadenará el desprendimiento de retina, y éste si se produce se debe pasar al tratamiento quirúrgico, sin demasiada demora, urgencia que vendrá dada si el desprendimiento compromete o no a la llamada retina central.

¿En qué consisten las técnicas quirúrgicas?

Existen dos tipos de cirugía:

·       Cirugía extraescleral: colocación de implante fuera del ojo para facilitar el taponamiento de los desgarros

·       Retinopexia neumática: inyección de gas dentro del ojo.

El porcentaje de reaplicación, es decir, que la retina vuelva a su sitio, es del 90% con cualquier forma elegida. Si esta recuperación no se consigue se puede volver a operar; el fallo es debido, generalmente a la formación de tejido fibroso sobre la retina, que tira de ella y la vuelve a desprender, y la única solución para despegarla y volver a aplicarla es eliminar el gel vítreo. Esto es lo que se conoce con el nombre de vitrectomía.

¿Cómo realizar la técnica?

-      En medio especializado

-      De manera ambulante

-      Ingresado en centro clínico

-      Con anestesia local

-      Con anestesia general

Su oftalmólogo le recomendará en cada caso lo más conveniente, dependiendo de si se trata sólo de una rotura, o si va acompañada de desprendimiento de retina, con más o menos participación vítrea; así como los cuidados postoperatorios y actividades que pueda realizar.

Factores de riesgo. Prevención

-      Antecedentes de desprendimiento de retina o rotura en el otro ojo

-      Miopes

-      Operados de cataratas

-      Enfermedades degenerativas de la retina

-      Traumatismos oculares

-      Traumatismos craneales

Debe saber que cualquier persona, y más si cumplen alguna premisa anterior, debe ser examinada por su oftalmólogo de manera periódica, y urgentemente si nota moscas, centelleos, luces o pérdida de campo visual.

Factores que condicionan el pronóstico

Aunque se consiga reaplicación de la retina y oclusión de la rotura, puede no conseguirse la recuperación total de la visión.

Las roturas pueden ser una o varias, de diferentes formas y situadas en diferentes zonas, lo que puede empeorar el pronóstico.

El desprendimiento de retina puede ser parcial, de la retina periférica, teniendo mejor pronóstico, o de la retina central, afectando a la mácula y ensombreciendo mucho el pronóstico funcional.

El pronóstico será peor cuando exista una participación vítrea, tracciones graves, que nos obliguen a efectuar la vitrectomía.

La precocidad en el diagnóstico es importante, por ello hay que tener en cuenta factores de riesgo y signos de alarma.

Complicaciones

Como toda actividad quirúrgica, el tratamiento del desgarro retiniano y/o desprendimiento tiene sus riesgos y complicaciones en función de la técnica necesaria:

-      Cicatrices producidas por el frío o el láser

-      Modificación de la graduación

-      Dolor

-      Manchas fijas en el campo visual, escotomas

-      Distorsión o deformidad de la imagen, sobre todo si está afectada la retina central

-      Visión doble

-      Hemorragias aparecidas en el acto quirúrgico

-      Redesprendimientos, factor que empeora el pronóstico final

-      Infección o movilización de los materiales utilizados en la técnica extraescleral, que obliga a su retirada, una vez cumplida su misión

En cualquier caso, el desprendimiento de retina es una enfermedad grave y variable. Consulte con su oftalmólogo especialista.

 

Retinopatía diabética

¿Cuándo se trata la retinopatía diabética?

El mejor tratamiento es hacer lo posible por prevenir el desarrollo de la retinopatía. Un estricto control del azúcar en la sangre reducirá de forma significativa el riesgo a largo plazo de perder la vista debido a la retinopatía diabética. Si existen problemas de hipertensión sanguínea y de riñón, estos deberán ser tratados.

·       Cirugía con rayos láser: Se recomienda en muchos casos para las personas con edema macular, retinopatía diabética proliferativa y glaucoma neovascular. Para el edema macular, el rayo láser se centra en la retina dañada, cerca de la mácula, para disminuir la salida del fluido. El propósito principal es evitar mayor pérdida de la vista. No es común que las personas con vista borrosa causada por edema macular recobren la visión, pero algunos experimentan una mejora parcial. Después del tratamiento, algunos pueden ver los puntos de rayos láser cerca del centro de su campo de visión. Estos puntos generalmente se atenúan con el tiempo, pero puede que no desaparezcan.

Para la retinopatía diabética proliferativa, el rayo láser se centra en todas las partes de la retina con excepción de la mácula. Este tratamiento de fotocoagulación panretiniana encoge los nuevos vasos sanguíneos anormales y con frecuencia evita su crecimiento en el futuro. También disminuye la posibilidad de hemorragia o distorsión de la retina.

A veces es necesario realizar múltiples tratamientos con rayos láser a lo largo del tiempo. Los rayos láser no curan la retinopatía diabética y no siempre evitan una mayor pérdida de la vista.

·       Vitrectomía: El oftalmólogo puede recomendar una vitrectomía en caso de una retinopatía diabética proliferativa en estado avanzado. Durante esta intervención microquirúrgica realizada en una sala de operaciones se quita el vítreo lleno de sangre y se reemplaza con una solución transparente. Es posible que el oftalmólogo espere varios meses o hasta un año para ver si la sangre desaparece por sí sola antes de hacer una vitrectomía. A menudo, la vitrectomía evita mayor pérdida de sangre, removiendo los vasos anormales que las causan. Si la retina se ha desprendido, ésta puede repararse durante la vitrectomía. Por lo general, la cirugía deberá realizarse pronto, ya que la distorsión macular o el desprendimiento de retina por tracción producirá la pérdida permanente de la vista. Cuanto más tiempo lleve la mácula deformada o fuera de lugar, más grave será la pérdida de la vista.

POR LO GENERAL, LA PÉRDIDA DE LA VISTA PUEDE EVITARSE

Si usted padece de diabetes, es importante que sepa que hoy en día, con mejores métodos de diagnosis y tratamiento, sólo un pequeño porcentaje de personas que desarrollan retinopatía tienen problemas graves de visión. La detección temprana es la mejor protección contra la pérdida de la visión.

Usted puede reducir significativamente el riesgo de perder la visión manteniendo un control estricto del nivel de azúcar en la sangre y haciéndose una revisión médica con regularidad.

 

Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

¿Cómo se trata la DMAE?

·      Suplementos nutritivos.

Aunque las causas precisas de DMAE no son completamente conocidas, el uso de vitaminas antioxidantes y cinc pueden reducir el impacto de esta enfermedad en algunas personas.

Un extenso estudio científico ha determinado que las personas con riesgo de desarrollar estados avanzados de DMAE pueden reducirlo en un 25% con un tratamiento que combine vitamina C, vitamina E, beta carotina y cinc. Estos suplementos nutritivos no parecen ofrecer beneficios entre personas sin DMAE, o en etapas tempranas de desarrollo de la enfermedad.

Es muy importante recordar que los suplementos vitamínicos no son una cura para la DMAE, ni tampoco restaurarán la visión que ya se ha perdido debido a la enfermedad. Sin embargo, la administración de cantidades específicas de estos suplementos juega un papel importante de ayuda para mantener la visión en personas con alto riesgo de desarrollar DMAE avanzada. Usted debe hablar con su oftalmólogo para determinar si está en riesgo de desarrollar degeneración macular asociada a la edad avanzada, y para saber si los suplementos vitamínicos son recomendables.

·      Cirugía con láser y terapia fotodinámica

Ciertos tipos de DMAE “húmeda” pueden ser tratados mediante cirugía con láser, un procedimiento breve y ambulatorio. La cirugía con láser y otra forma de tratamiento llamada terapia fotodinámica usan un rayo de luz enfocado para hacer más lenta, o detener, la salida de líquido de los vasos sanguíneos que dañan la mácula. Estos procedimientos pueden ayudar a preservar más la visión, pero no son curas que puedan restablecer la visión normal.

A pesar de los avances del tratamiento médico, muchas personas con degeneración macular asociada a la edad aún experimentan alguna pérdida de la visión.

Para ayudarle a adaptarse a niveles de visión más bajos, su oftalmólogo puede prescribirle aparatos ópticos, enviarlo a un especialista o a un centro para pacientes con visión reducida. También se dispone de una amplia gama de servicios de apoyo y de programas de rehabilitación que ayudan a las personas con DMAE a mantener un estilo de vida satisfactorio.

Debido a que habitualmente la visión lateral no está afectada, la visión que el paciente aún posee es muy útil. Con frecuencia, las personas continúan realizando muchas de sus actividades favoritas mediante el uso de aparatos ópticos tales como lupas, circuitos cerrados de televisión, materiales de lectura escritos en letra grande y aparatos computarizados de voz.

Si usted busca opciones de tratamiento para los problemas de retina en Elche, no deje de consultar la información facilitada en esta web o contacte con Innova Ocular Clínica Dr. Soler

¿Necesitas información?

Missing fields SOLICITAR INFORMACIÓN Enviar

¿Podemos ayudarte? Siempre vamos a estar al otro lado cuando nos necesites.

Contacto 966 610 100

DIRECCIÓN Plaza Menéndez Pelayo, 6 03202 Elche (Alicante)

HORARIO De lunes a viernes,               de 09:00h a 14:00h y de 15:30h a 21:00h.

Contáctanos
Missing fields Enviado Enviar
Solicita información

Contacto 966 610 100


Solicitud recibida correctamente

Te contestaremos tan rápido como sea posible