BLOG DE OJOS

Cuidado de los ojos, consejos oftalmológicos, opinión, cosas de Elche... Un blog del Dr. Soler y su equipo con inquietudes, recomendaciones y propuestas globales en red.

Tipos de Glaucomas (III): Glaucoma crónico simple o de ángulo abierto

Abordamos en esta entrada la forma más frecuente de presentación del glaucoma. Es lo que se dice “tener tensión en la vista” y que requiere revisiones periódicas para su control.
En el glaucoma crónico simple o de ángulo abierto las estructuras oculares son aparentemente normales y el ángulo que forman iris y córnea está despejado.

En el glaucoma crónico simple o de ángulo abierto las estructuras oculares son aparentemente normales y el ángulo que forman iris y córnea está despejado.

Es el glaucoma más frecuente pues supone casi el 80% de los que se diagnostican. Suele aparecer después de los 40 años, aunque no es infrecuente verlos por debajo de esa edad. Suele afectar a los dos ojos por igual y como casi no produce manifestaciones claras, su diagnóstico muchas veces es casual, dentro de una revisión ordinaria.

En el glaucoma crónico simple (GCS) aunque las estructuras oculares son aparentemente normales, se produce el deterioro progresivo del sistema de drenaje del humor acuoso el cual se remansa en el interior del ojo produciendo el aumento de la presión intraocular el cual a su vez provoca el daño sobre el nervio óptico como ya hemos visto.

Imagen básica para entender qué es el glaucoma. El nervio óptico queda dañado por la presión. Imagen: Internet – Stephen F. Gordon

Imagen básica para entender qué es el glaucoma. El nervio óptico queda dañado por la presión. Imagen: Internet – Stephen F. Gordon

Este tipo de glaucoma está reconocido que tiene un componente hereditario importante, es decir, como una enfermedad familiar. Por parte del paciente es casi imperceptible su afectación ya que es solapado,silente y sus manifestaciones iniciales son muy banales. Entre ellas destacan,las cefaleas frontales, pesadez o dolor ocular discreto, visión borrosa ocasional y en ocasiones visión de halos coloreados alrededor de las luces por la noche.Esto significa que el paciente rara vez se da cuenta que presenta una patología ocular hasta llegar a fases avanzadas de la enfermedad.

Hay un momento clave en la vida de una persona en la que un factor adicional puede facilitar la detección de un glaucoma y evitar una ceguera. Este factor es el inicio de la presbicia o vista cansada, es decir la dificultad para leer y ver de cerca que se suele empezar a manifestar sobre los 40 años de edad. Ya hemos hablado en otros sitios de este defecto de graduación, pero constituye una oportunidad para detectar un posible glaucoma pues necesariamente el paciente precisará de una revisión ocular justo en los años en que un aumento de la presión intraocular es fácilmente detectable.

La presbicia o vista cansada es la dificultad para leer y ver de cerca y se suele empezar a manifestar sobre los 40 años. Es una oportunidad para detectar un posible glaucoma pues necesariamente el paciente precisará de una revisión ocular.

La presbicia o vista cansada es la dificultad para leer y ver de cerca y se suele empezar a manifestar sobre los 40 años. Es una oportunidad para detectar un posible glaucoma pues necesariamente el paciente precisará de una revisión ocular.

El GCS puede también producirse por otras causas no vinculadas a la herencia ni a la genética como son los traumatismos, las inflamaciones oculares y las cirugías oftálmicas. Son los llamados Glaucomas Secundarios.

Autor: Fernando Soler

• Oftalmólogo y Doctor en Medicina y Cirugía.
• Director de Innova Ocular Clínica Dr. Soler en Elche.
• Presidente de la Fundación Dr. Soler.
• Director de FacoElche.
• Ex – presidente del Grupo Innova Ocular
• Jefe de Servicio en excedencia del Hospital General Universitario de Elche.

Deja un comentario