BLOG DE OJOS

Cuidado de los ojos, consejos oftalmológicos, opinión, cosas de Elche... Un blog del Dr. Soler y su equipo con inquietudes, recomendaciones y propuestas globales en red.

Se te nota en la mirada: Odio

La mirada del odio, una mirada tensa, penetrante y de destrucción. Laura Molina nos desgrana ese sentimiento tan negativo en esta entrada del Blog de Ojos en nuestra serie “Se te nota en la Mirada”.
Dr. F. Soler

Lucius Malfoy en un fotograma de la saga Harry Potter

Lucius Malfoy en un fotograma de la saga Harry Potter


El odio mueve montañas, como dicen del dinero o del amor. Un sentimiento que, en ocasiones, consigue cegarnos hasta límites insospechados. Sinceramente, el odio me parece un sentimiento extremo. Las personas pueden caerte mejor o peor, herirte e incluso molestarte. Pero, ¿dónde está el límite? ¿Dónde está la línea que dictamina que una persona es digna de ser odiada? ¿Cómo de grave tiene que ser lo que te hace una persona para sentir de verdad un odio irracional hacia ella?

En la vida cotidiana cuando decimos alegremente que odiamos a un profesor porque nos ha suspendido o a alguien porque se nos ha colado en el supermercado, ¿de verdad lo sentimos? Tanto el odio como el amor son sentimientos, en mi opinión, que se van gestando poco a poco. No hay odio a primera vista, por ejemplo. Este sentimiento, cuando está justificado, se produce por acumulación de emociones negativas. Sin embargo, decimos odiar a alguien cuando apenas lo conocemos. Esta foto es un perfecto ejemplo de ello. La mirada de Goebbels muestra un odio absoluto hacia una persona que no conocía de nada. Solo se enteró durante la sesión que era judío y la mirada emanó sola. ¿Te parece justo?

Joseph Goebbels. Goebbels sonríe hasta que se entera de que Eisenstaedt era judío, en ese momento, Eisenstaedt tomó la fotografía. "De repente, él me miró con ojos llenos de odio y esperó que yo muriera" rememoraba el fotógrafo. | Imágen: life.time.com

Joseph Goebbels. Goebbels sonríe hasta que se entera de que Eisenstaedt era judío, en ese momento, Eisenstaedt tomó la fotografía. «De repente, él me miró con ojos llenos de odio y esperó que yo muriera» rememoraba el fotógrafo. | Imágen: life.time.com

Un pequeño ejercicio para la próxima vez que asegures alegremente odiar a alguien. Piensa si de verdad lo merece. Reflexiona. Y puede que acabes descubriendo que solo te cae mal.

SE TE NOTA EN LA MIRADA

Autor: Laura Molina Hurtado

• Graduada en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche
• Miembro del Equipo de comunicación de FacoElche 2014
• Jefa de Prensa SECOIR 2014

3 comments for “Se te nota en la mirada: Odio

  1. Maribel Prins
    2 de enero de 2015 at 8:13 am

    Añade que el odio es, en neurociencia, puro veneno y hablo de química. El odio irracional es terrible, y el odio racional, temible. En cualquier caso, ambos destruyen el corazón, ensombrecen la capacidad de amar y activan el intelecto. Los mejores asesinos son los que planifican y no consiguen ser descubiertos.

Deja un comentario